Vinos singulares que sorprenden

Si a veces una imagen vale más que mil palabras, los vinos de Pretium Bodega son los mejores comunicadores de todo lo que hay detrás de ellos: viñedos centenarios, tratamiento meticuloso de la uva, procesos de elaboración tradicionales con el máximo respeto a lo natural...

Con estas características se presenta la línea de vinos de Pretium, de edición muy limitada. La gama de vinos tintos (Pretium, Pretium Garnacha y Pretium Viñedos Centenarios) se caracteriza por procesos cuidados al detalle que varían en función del tipo de uva y su procedencia. Así, por ejemplo, para el tempranillo el tiempo de crianza en barrica de roble francés de grano fino oscila desde los 12 hasta los 18 meses. En el caso de la garnacha, vino monovarietal, se elabora en lago abierto y se cría en tinaja de barro.

El vino blanco tampoco deja indiferente, elaborado a base de viura, malvasía y otras pequeñas variedades, en sus propias lías, permanece ocho meses en barrica de 500 litros. Todo ello le otorga un carácter genuino y sorprendente. Y es que todo en Pretium Bodega es auténtico y singular.

Pretium Blanco Pretium Tinto